16 sept. 2010

Muhammad Ali

ALI, Muhammad: (1942 - ) Ex boxeador y ganador de tres títulos mundiales de peso pesado y considerado el más grande de todos los tiempos. Conocido no solo por su innegable habilidad para el boxeo sino que también por su continua lucha contra la discriminación racial y la defensa de los derechos humanos.
Nacido un 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky, Estados Unidos bajo el nombre de Cassius Marcellus Clay Jr. Proveniente de una modesta familia descendiente de esclavos del sur de los Estados Unidos comienza su carrera como boxeador a la temprana edad de 12 años. Ya a los 16 logra su primer gran triunfo adjudicándose la medalla olímpica de oro en los Juegos de Roma de 1960 en la categoría semi pesado.
Poco a poco se abrió espacio entre los grandes boxeadores gracias a su particular estilo el cual él mismo definiría como “vuelo como una mariposa y pico como una abeja” haciendo gala de su potencia y rapidez a la hora de luchar. También se hizo famoso por sus provocaciones a sus rivales tanto dentro como fuera del ring, estas eran versos compuestos por él mismo y que hacían referencia a la forma de la que ganaría la pelea. Así mismo hizo popular alabanzas hacía su propia persona diciendo por ejemplo “Soy joven, hermoso, rápido y nadie puede vencerme” o “Soy tan rápido que anoche apagué el interruptor de la luz en mi cuarto del hotel y estaba en la cama antes de que el cuarto estuviese a oscuras”
A pesar de todas sus grandes peleas y del impresionante record de 56 peleas ganadas (37 por KO) de 61 disputadas, siendo derrotado tan solo en cinco oportunidades y jamás haber empatado. Su principal lucha la llevo fuera del cuadrilátero.  Para comienzos de los 60s el en eses entonces Cassius Clay conoce a Malcolm X, quien lo introduce a la religión musulmana. Para el año 64 Cassius anuncia que es miembro oficial de la comunidad musulmana y que cambiaría su nombre al de Cassius X donde la X refleja el desconocido nombre que se le arrebatado por los dueños de esclavos.
Un par de años después el honorable Elijah Muhammad “El mensajero” rebautiza a Cassius como Muhammad Ali. Con esto y junto con la negativa de Ali en alistarse para ir a la guerra de Vietnam el gobierno de los Estados Unidos manda a quitarle todos sus títulos y su licencia para boxear y además de cumplir 5 años de prisión y una multa de 10.000 dólares. Ante esta situación Muhammad declara “¿Por qué me piden ponerme un uniforme e ir a 10000 millas de casa y arrojar bombas y tirar balas a gente de piel oscura mientras los negros de Louisville son tratados como perros y se les niegan los derechos humanos más simples? No voy a ir a 10000 millas de aquí y dar la cara para ayudar a asesinar y quemar a otra pobre nación simplemente para continuar la dominación de los esclavistas blancos”     
Tras pasar más de tres años sin boxear se dedica a dictar charlas en diferentes universidades siendo una de las primeras figuras públicas en manifestarse en contra de la guerra de Vietnam. Luego de un largo juicio, se le es devuelta su licencia y pasaporte con la cual inicia una gira alrededor del mundo llevando a cabo luchas memorables como las en contra de otros grandes boxeadores como Ken Norton, Joe Frazier y George Foreman. Recordado es su pelea contra Ernie Terrell donde éste llama a Ali “Clay” provocando su ira, la que terminaría con Terrell en la lona y Ali gritándole “¿Cómo me llamo?”
Muhammad finalmente se retira a comienzo de los 80s dejando un legado sin igual, incluso patentando un estrategia conocida como “Rope a dope” la consiste básicamente en apoyarse en las cuerdas y dejarse golpear para cansar al enemigo y desde ahí lanzar un contragolpe; estrategia que le valdría muchas peleas ganadas por KO pero que le traería grandes secuelas neurológicas que culminarían con el desarrollo del mal Parkinson; enfermedad que lo mantiene con un delicado estado de salud. Pero su figura sigue inspirando a muchos para superar la adversidad, dándole esperanza y coraje a la gente para seguir luchando tal como él lo hizo.

Documental: When We Were Kings - Muhammad Ali


1 comentario:

Anónimo dijo...

la raja