28 jul. 2011

El extraño caso de JACK EL DESTRIPADOR



Toda la historia de la humanidad ha estado rodeada de asesinatos, desde los inicios de la Biblia con Caín y Abel, hasta grandes emperadores o presidentes. ¿Qué motiva a una persona a matar a otra? Quizás nunca lo sabremos, solo podemos narrar los hechos y tratar de entender que ocurre en el interior de sus cerebros para llevar a cabo actos tan aterradores como los que describiremos a continuación en la biografía de uno de los asesinos más comentados de la historia y que además la policía nunca logró capturarlo, tejiéndose así una infinidad de leyendas y historias sobre este macabro personaje conocido mundialmente como “Jack, El Destripador”

La historia comienza en el otoño de 1888 en la capital del Reino Unido – Londres. Durante diez semanas un asesino en serie sembró el pánico y el terror en los habitantes de sector comprendido entre las calles East End londinense, en el distrito de Whitechapel lugar conflictivo y uno de los más pobres del país. Sus calles oscuras y angostas eran el lugar perfecto para que Jack hiciera de las suyas cazando y matando prostitutas.

El primer crimen oficial que se le atribuye a Jack ocurrió el 7 de Agosto de 1888, sin embargo existen al menos otras 5 o 6 victimas que murieron en condiciones similares pero que sin embargo no se consideran en la lista oficial de mujeres asesinadas por Jack. Esa mañana el cuerpo de Martha Tabram (prostituta) fue encontrado sin vida sobre un charco de sangre, su cuerpo presentaba al menos 30 heridas de arma blanca. La crueldad del crimen y el hecho que nadie escuchara o viera nada causó la preocupación y alarma de la comunidad.
Martha Tabram

Un grupo de comerciantes, preocupados por la situación crearon el “comité para la vigilancia de Whitechapel” su presidente sería el Sr. George Lusk – Con este hecho comienza otra característica de este particular asesino – comienzan “Las Cartas desde el Infierno” – Jack se tomaba la molestia de escribir cartas tituladas “From Hell” en donde avisaría de sus próximos asesinatos y hacía alardes de cómo jamás nunca lo podrían atrapar. El Sr. Lusk recibió una carta el 16 de Agosto junto con una caja de cartón, en el interior de la caja la mitad de un riñón humano, en la carta el asesino afirmaba que había freído y comido la otra mitad.

31 de Agosto, el terror vuelve a las calles, esta vez la victima Mary Ann Nichols, prostituta de origen sueco que había llegado a Londres para prostituirse después de que su esposo e hijos fallecieran en un naufragio. El cuerpo de Mary fue encontrado sin vida en su pieza, le faltaban cinco dientes, tenía varias contusiones e incisiones de gran violencia. El doctor que examinó el cuerpo llegó a la conclusión de que se usaron dos cuchillos de carácter quirúrgico y que el asesino posiblemente era zurdo. Esto hizo pensar que el asesino podría ser algún médico o alguien con conocimientos de medicina.

A pesar de violencia de los hechos, la policía londinense no prestaba atención a los hechos, ya que tan solo se trataban de prostitutas, sin embargo la prensa de encargó de criticar el actuar de la policía lo que al final motivó la designación de Fredd Abberlaine – el mejor inspector de Scotland Yard – para investigar y atrapar al asesino de Whitechapel.

8 de Septiembre, el terror invade las calles de Whitechapel de nuevo, esta vez la victima sería Annie Chapman, prostituta cuyo cuerpo había sido minuciosamente destripado y presentaba un corte en su tráquea, literalmente de oreja a oreja.

El 28 de Septiembre, Jack volvería a enviar una carta en la que expresaba su odio hacía las prostitutas y que las mataría hasta el cansancio, firmada por “Jack, The Ripper” nunca explicó porque las odiaba tanto, pero si adelantó que su próximo “trabajo” sería uno doble.

En la mañana del 30 de Septiembre se encontrarían los cuerpos de Elizabeth Stride y Catherine Eddowes, quizás los más brutales asesinatos cometidos por Jack. Catherine fue brutalmente mutilada y abierta desde su vagina hasta su esternón, los órganos expuestos a la vista de todos y lo curioso es que algunos de ellos fueron puestos sobre el hombro derecho de la victima. Elizabeth fue encontrada tendida en su cama, al igual que la victima anterior también fue abierta casi completamente, lo más aterrador fue que su útero fue extraído junto con el feto que ella llevaba en su vientre, sí, ella se encontraba encinta al momento de morir.

Elizabeth Stride

Al día siguiente Jack envía otra carta en donde narra como asesinó a sus dos últimas victimas y como una de ellas gritó y su identidad apunto de ser revelada. Una vez más Jack se burlaba de todos y ni siquiera el mejor inspector de Scotland Yard podía hacer algo. La teoría de un doctor psicópata cobraba más fuerza debido a la precisión de las incisiones, sin embargo nada se pudo comprobar.

La última victima de Jack fue Mary Jane Kelly, siendo esta la más joven de sus victimas, con apenas 25 años fue encontrada en su cama completamente mutilada, quizás el trabajo más aterrador de Jack, el cual fue descrito por los diarios londinenses de la siguiente manera:
"La pobre mujer estaba echada de espaldas sobre la cama, completamente desnuda. Tenía la garganta seccionada de oreja a oreja, hasta la columna espinal. Las orejas y la nariz estaban separadas a cuchillo con mucha limpieza. Y también los pechos que estaban sobre una mesa al lado de la cama... El estómago y el abdomen abiertos, y el rostro mutilado de tal forma, que no podían reconocerse ya los rasgos. Le habían extirpado los riñones y el corazón, colocados igualmente en la mesa al lado de los pechos. También el hígado estaba sobre el muslo derecho, así como la parte inferior del cuerpo y el útero. Pero estos órganos no aparecían por ningún lado. Los muslos, en fin, habían sido lastimados..."

Mary Jane

Un testigo señaló que vio a Mary Jane acompañada por un hombre de mediana estatura, vestido muy bien y que además tenía un bigote, esa fue la última vez que a Mary se le vio con vida. Esta descripción calzaba con la de otros testigos, sin embargo, era una descripción muy vaga como para dar con el paradero de Jack. Leyendas comenzaron a tejerse sobre los posibles poderes mágicos de Jack, como la posibilidad de hacerse invisible, simplemente desaparecer entre la niebla sin dejar huella alguna.

Hubo muchos posibles sospechosos pero finalmente nunca se dio con el paradero del verdadero asesino. A pesar que después de la muerte de Mary Jane, se encontraron otras victimas, estás no se le atribuyen a Jack y de la misma misteriosa forma que comenzó sus asesinatos, Jack desapareció para siempre dejando con ello una leyenda de horror y misterio que hasta la fecha ha inspirado tanto a escritores, directores de cine e incluso músicos a narrar las macabras historias de Jack “El Destripador”

2 comentarios:

gabpombo@gmail.com dijo...

La nota está muy buena, felicitaciones.
Sin embargo, me permito unas breves correcciones, que no desmerecen la calidad del trabajo.
Por ejemplo, Mary Ann Nichols, la primera víctima canónica, no era de origen sueco. Tal procedencia la poseía, en cambio, la víctima Elizabeth Stride, cuyo apellido original era Gustavdotter y había nacido en Torslandia, Suecia. Era viuda del deshollinador Thomas Stride, de allí el apellido por el cual se la conociera.
Tampoco la víctima Martha Tabram (o Turner), asesinada de 39 puñaladas el 7 de agosto de 1888, puede considerarse la primera víctima oficial del Ripper, sino que su muerte se atribuye a otro asesino u asesinos.
Saludo atentamente.

Gabriel Antonio Pombo

lux dijo...

Muchas Gracias por la corrección y el comentario.
Saludos Cordiales,

Biografías POP