29 nov. 2010

MARK CHAPMAN- El asesino de John Lennon



Nació en Texas el 10 de mayo de 1955. Es conocido mundialmente por el hecho que marcaría su vida y la del mundo entero: el 8 de diciembre de 1980, Chapman asesinó a John Lennon (no creemos necesario, por fama y trascendencia, explicar acá quién fue John Lennon).
En una de las entrevistas grabadas en prisión, Chapman contó que de niño tenía una ciudad imaginaria llamada "Gente pequeña", en la que él era el alcalde, y en la que todos tenían que estar de acuerdo con él, o de lo contrario los eliminaba.
Durante muchos años Chapman fue un fanático de los Beatles, particularmente de John Lennon. También fue adicto a las drogas, intentó suicidarse, y estuvo hospitalizado por enfermedad mental. Su dependencia por las drogas pudo superarla después de haberse convertido en cristiano evangélico.
En su juventud, y ya como estudiante universitario, Chapman se volvió fanático del escritor estadounidense Jerome David Salinger, después de haber leído la novela The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno), a tal punto de que varias veces manifestó su deseo de copiar el modelo de vida del protagonista del libro, el antisocial Holden Caulfied.
Después de un ataque de nervios en la universidad, la admiración que Chapman sentía por Lennon se convirtió en obsesión. A tal punto de que se casó con una japonesa porque se parecía a Yoko Ono. Sin embargo, y poco a poco, la vida de Chapman se fue deteriorando y comenzó a cultivar un resentimiento contra quien durante muchos años fue su héroe.
En la mañana del 8 de diciembre de 1980 (día en que mató a Lennon) compró un ejemplar de "El guardián entre el centeno", en una librería de Nueva York en la cual él escribió "Esta es mi declaración", y firmó "El guardián entre el centeno" novela de la que ya tenía varias copias.
Chapman estuvo la mayor parte de ese 8 de diciembre cerca de la entrada del edificio de apartamentos en el que vivía John Lennon, hablando con otros fans y con el portero.
Alrededor de las 5:00 P.M., John Lennon y Yōko Ono salieron del Edificio Dakota para una sesión en los Record Plant Studios. Mientras que Lennon caminaba hacia la limusina, Chapman consiguió estrechar la mano del cantante y que éste le firmara un ejemplar de su último disco, Double Fantasy, pese a ello, permaneció esperando en la entrada hasta que la pareja regresara.
Lennon firmando el disco a Chapman; última fotografía en vida del ex-beatle



Ya alrededor de las 10:50 P.M., la limusina de Lennon volvió al Dakota; Lennon y Ono pasaron junto a Chapman camino hacia la entrada del edificio. Entre las confesiones, Chapman señala que justo antes de matar al artista pudo oír una voz dentro de sí que le empujó a asesinar al británico. "Escuché en mi cabeza: “Hazlo, hazlo, hazlo". Entonces, desde la calle, Chapman llamó a John diciendo "Mister Lennon" y realizó cinco disparos, cuatro de los cuales impactaron en la espalda y el hombro de Lennon. Una de las balas perforó la aorta de Lennon, causando pérdida severa de sangre por la disección aórtica.
Chapman permaneció en la escena, sacó su ejemplar de "El guardián entre el centeno" e intentó leerlo hasta que llegó la policía. Chapman fue arrestado sin ninguna complicación. Lennon fue declarado muerto a las 11:20 P.M. después de haber perdido más del 80% de su sangre. Chapman no negó su culpabilidad, ni intentó evitar que lo condenaran alegando incapacidad mental. Él se apegó al alegato de culpable y fue condenado a prisión por veinte años.

Mark David Chapman, cumplió su condena de 20 años en el año 2000, pese a ello, permanece en su celda del Correccional de Attica, donde sigue siendo un ferviente critiano evangélico. Le ha sido denegada la libertad condicional en seis ocasiones, la última en septiembre de 2010, debido a la indiferencia que mostró por las normas de nuestra sociedad y la integridad de la vida humana.
Chapman ha reconocido en algunas declaraciones  que Lennon era "un hombre acertado que tenía el mundo en sus manos, y allí estaba yo, ni siquiera un eslabón de ese mundo, solamente un tipo que carecía de personalidad. Y de repente, algo dentro de mí se revolvió y saltó". El asesino explicó ya hace muchos años que tuvo la necesidad de matar a John Lennon después de escuchar el disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. Comentó:“En aquel momento lo percibí y lo juzgué como un hipócrita".
Yoko Ono, Sean y Julian (los hijos de Lennon) consideran que Chapman sigue representando un peligro para sus vidas.



No hay comentarios: