11 feb. 2011

FIDEL CASTRO- ¿revolucionario o dictador?

Fidel Castro (13 de agosto de 1926) es un político, estadista y revolucionario cubano, además de ser una de las figuras políticas más polémicas en la historia de América y del mundo. Fue mandatario de su país, con los cargos de Primer Ministro (1959-1976) y Presidente (1976-2008); y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (1956 -2008). Es abogado, doctor en Derecho Civil y licenciado en Derecho Diplomático. Debido a su larga gestión y a las características controvertidas de sus políticas, se ha generado un polémico e intenso debate entre opositores y partidarios sobre su gobierno: desde calificarlo como una dictadura hasta considerarlo la expresión de la voluntad del pueblo cubano.
Hijo de padres analfabetos y de origen humilde, con sólo cuatro años  Fidel comenzó a estudiar en una pequeña escuela en Birán. A causa de su destacada inteligencia, sus padres decidieron enviarlo a Santiago de Cuba a la edad de 6 años, junto con su hermana Angelita. A pesar de la situación económica de su familia en el año 1932, Castro experimentó el hambre, ya que la institutriz que lo cuidaba empleaba su asignación para mantener a toda su familia, en un periodo de especial dureza económica en el país.
Ingresó en la Universidad de La Habana en 1945. Fue durante el periodo universitario cuando tuvo acceso a algunas obras literarias que, según él, le permitieron alcanzar una cierta madurez política. Sus primeros pasos en la política fueron en el ámbito estrictamente universitario. Fue elegido delegado de curso y llegó a recibir amenazas de muerte al enfrentarse a un candidato de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) apoyado por el gobierno de Ramón Grau San Martín.
Años más tarde contraería matrimonio con Mirta Díaz-Balart, una estudiante de filosofía de una acomodada familia habanera. De este matrimonio nacerá su primer hijo, Fidel Félix Castro Díaz-Balart.
En 1951, se suicidó Eduardo Chibás, líder del Partido Ortodoxo, con el que Castro había simpatizado desde sus años universitarios. En junio de 1952 se presentó por este partido como independiente como candidato al Parlamento, pero el golpe de estado del general Fulgencio Batista derrocó al gobierno de Carlos Prío Socarrás y anuló las elecciones. El golpe provocó la desazón de Castro, quien utilizaría sus contactos con la Juventud del Partido Ortodoxo para aglutinar a un grupo de jóvenes que protagonizarían en el futuro el asalto al Cuartel Moncada.
Ante la convicción de que la única salida era la lucha revolucionaria (influido ya entonces por las ideas de Marx, Lenin y Martí), Castro participó de la elaboración de un ataque armado contra los cuarteles Moncada en 1953. Tras el fracaso de esta operación Castro fue condenado a 15 años de prisión, pero fue liberado durante la amnistía general de mayo de 1955. Meses después se exilió a Estados Unidos y finalmente a México, donde planeó junto a Ernesto Che Guevara, Raúl Castro y otros personajes posteriormente importantes, la invasión guerrillera de 1956 contra la dictadura de Batista en Cuba.
Tras financiarse mediante ayudas particulares, regresó a Cuba con otros 82 miembros con la intención de invadir la isla. El desembarco debía ejecutarse de forma sincronizada con un grupo de miembros de la organización que tratase de tomar Santiago de Cuba.Sin embargo, la acción fracasa al retrasarse dos días el desembarco. Ya alertado, el ejército se despliega en la zona a la espera de los expedicionarios. Los pocos sobrevivientes (entre ellos, Ernesto Che Guevara, Raúl Castro, Juan Almeida y Camilo Cienfuegos) se retiraron a la Sierra Maestra, desde donde comenzaron una guerra de guerrillas contra el gobierno de Batista.
Los revolucionarios llegaron a contar con más de 800 combatientes con los que comenzaron la invasión a escala nacional (frente a los más de 70.000 combatientes de Batista), aunque la carencia de armas fue un condicionante fundamental. Castro, comandante de la expedición, fue nombrando progresivamente como comandantes al Che, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Almeida y algunos otros, ocupando él desde aquella época la graduación de «comandante en jefe».
En el año 1957, Fidel Castro firmó el Manifiesto de la Sierra Maestra en el que se comprometió a «celebrar elecciones generales para todos los cargos del Estado, las provincias y los municipios en el término de un año bajo las normas de la Constitución del 40 y el Código Electoral del 43 y entregarle el poder inmediatamente al candidato que resulte electo» en el evento de que su movimiento llegase al poder (después del triunfo de la revolución, el gobierno de Fidel descartaría esa promesa).
Ese 1 de enero de 1959, tras años de batallas, muertes, miserias y alegrías, se proclama el triunfo de la revolución. Fidel Castro hace su entrada triunfal en La Habana el 8 de enero, donde pronuncia un recordado discurso en el que una paloma de las lanzadas por algunas mujeres del movimiento se posó en su hombro, lo que le otorgó tintes místicos de cara a sus seguidores. 

En el ámbito internacional, inicialmente trató de establecer buenas relaciones con los Estados Unidos; entabló, luego, estrechos lazos con la URSS. Después de una serie de expropiaciones a propietarios estadounidenses (tras instaurar la reforma agraria), los desencuentros con los EEUU desembocaron en el embargo económico contra Cuba. Desde entonces, su relación con la superpotencia ha sido abiertamente antagónica, recibiendo un sinnúmero de atentados, sabotajes y emboscadas por parte de los norteamericanos, saliendo ileso de todos ellos (Los servicios de inteligencia cubanos han contabilizado hasta el año 2007 un total de 638 intentos de asesinato contra Fidel Castro en distintas fases de desarrollo, llegando a ejecutarse más de un centenar).
Un intento que alcanzó publicidad a nivel internacional fue el reclutamiento de Marita Lorenz, una ex-amante de Fidel, por parte de la CIA para que lo envenenara. Cuando llegó hasta él, Castro le preguntó si iba a matarlo, a lo que ella contestó que sí. Entonces Castro le dio una pistola para que lo hiciera, pero ella fue incapaz.
Otro de los métodos más publicitados fue el empleo de puros habanos, tanto venenosos como explosivos, empleados por su conocida afición (hasta que dejó el tabaco en los años setenta). Otros intentos contabilizados fueron dispararle con un bazuca mientras daba un discurso, ametrallarlo con una falsa cámara, envenenarlo con un bolígrafo-jeringuilla o el reciente intento de explosionar una tribuna en el que debía dar un discurso en su visita a Panamá en 2000. En opinión de Fidel Castro (al ser preguntado en la película documental Comandante, de Oliver Stone, 2003), la causa de su supervivencia es que los terroristas eran mercenarios que tenían miedo a morir si ejecutaban el asesinato, o a no disfrutar la recompensa.
El 2 de diciembre de 1961, en un mensaje televisado en cadena nacional Fidel anuncia a Cuba y al mundo: "con entera satisfacción y con entera confianza soy marxista-leninista y seré marxista-leninista hasta el último día de mi vida".El 3 de enero de 1962 es excomulgado por el Papa Juan XXIII, en aplicación del decreto de 1949 de Pío XII que prohibía el apoyo de los católicos a gobiernos comunistas.
El 31 de enero de ese año la OEA aprobó una serie de resoluciones por las que se declaraba la incompatibilidad entre el carácter marxista-leninista del gobierno cubano con su pertenencia al Sistema Interamericano y expulsa Cuba de la OEA. El 7 de febrero, EE. UU. impone sobre Cuba un embargo comercial, económico y financiero, bloqueo que continúa hasta el día de hoy.
En 1976 es nombrado Presidente de Cuba (hasta entonces sólo tenía el título de Primer Ministro), además de mantener el cargo de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas hasta el 2008, año de su retiro.
El 23 de junio de 2001 sufrió un desmayo al pronunciar un discurso en La Habana. Posteriormente declaró que si repentinamente sufriese «un infarto, un derrame, una muerte súbita, digamos un choque, o aquella gente (haciendo referencia a grupos anticastristas) usa un rayo láser o ultravioleta o no sé de qué cosa y me ponen a dormir para toda la eternidad, entonces ¿quién es la persona con más autoridad y más experiencia?: Raúl» (haciendo referencia a su hermano Raúl Castro).


Fidel siguió personalmente al frente del gobierno hasta el 31 de julio de 2006, fecha en que anunció que delegaba provisionalmente su cargo en Raúl Castro, mientras se recuperaba de una intervención quirúrgica intestinal. Posteriormente, en el 2008 lo haría en forma definitiva debido a problemas de salud.
Fidel mantiene una excelente relación con algunos países, pese al bloqueo impuesto por los Estados Unidos, el cual lo ha mantenido por décadas aislado de América con excepción de México; actualmente sus relaciones se han extendido con Venezuela, Ecuador, Bolivia y Brasil, y en especial con países de África. Su carisma lo ha mantenido relacionado con figuras importantes alrededor del mundo como actores, científicos, políticos y deportistas, entre otras. Entre las celebridades que mantienen vínculos con Castro se encuentran los actores Jack Nicholson, Chevy Chase, Leonardo DiCaprio, Vanessa Redgrave, Robert Redford, los cineastas Steven Spielberg y Oliver Stone y el ex futbolista Diego Armando Maradona, el cual lleva tatuado el rostro de Castro. Era gran amigo del Primer Ministro canadiense Pierre Trudeau y del desaparecido escritor estadounidense Ernest Hemingway. Entre las figuras políticas cabe mencionar a Nelson Mandela, Salvador Allende, Juan Pablo II y entre sus grandes amigos se encuentra el Premio Nobel en literatura Gabriel García Márquez, y el político Hugo Chávez.
Sin embargo, cada vez se elevan más voces en contra del gobierno de Castro (llámese Fidel o Raúl), sobre todo dentro de la misma isla de Cuba. Se habla de la escasa o nula libertad de prensa, de expresión, etc. Se contraponen abiertamente las ventajas de Cuba, como lo son la educación y la salud gratuita, además de la igualdad de remuneraciones para todos los trabajadores, contra el retraso cultural y socioeconómico que ha significado el bloqueo norteamericano y las mismas leyes que ha implantado el gobierno “revolucionario”.
Entonces la pregunta queda hecha: Fidel Castro ¿Héroe o villano? ¿Revolucionario o dictador? Los lectores de Biografías Pop tienen la palabra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Viva Fidel!