24 may. 2011

MARILYN MONROE- El lado oscuro de una estrella deslumbrante


Si pensamos en una "sex symbol" hollywoodense lo primero que se viene a la cabeza es sin duda Marilyn Monroe. Y es que esta rubia simplemente rompió todos los esquemas y quedó grabada para siempre en la cultura pop como una de sus símbolos y figuras más representativas. Su vida, su belleza inigualable, su carrera meteórica como modelo, actriz y cantante, su trágico fin, todo conjugado en una las figuras más reconocibles del mundo del espectáculo y de la cultura pop en general. 

Norma Jean, más conocida como Mariyn Monroe,  nació el primero de Junio de 1926, en Los Angeles, California. Su infancia fue muy dura debido a muchos factores que le causaron muchos traumas en su vida adulta. La ausencia de una figura paterna (sus padres se separaron antes de que ella naciera) y la cantidad interminable de novios de su madre, la confundieron mucho acerca de quién la quería y se preocupaba de verdad por ella, cosa que tal vez explica por qué de adulta necesitaba tanto cariño y atenciones. Además, la siempre presente pobreza en su vidas, sumado al desequilibrio mental que su sufría su madre, Gladys, hicieron que Norma tuviera que pasar la mayoría de su infancia en casas de acogidas y orfanatos.   

En 1932, Marilyn parecía haber encontrado una familia normal, cuando se mudó con una amiga de la familia, llamada Grace y su esposo, con los que vivió durante cinco años. Pero luego de esto la pequeña Marilyn tuvo que irse porque el matrimonio no podía mantenerla más, para cuando el esposo de Grace fue transferido a otra ciudad. Por lo que  tuvo que volver a su antigua vida en los orfanatos. 

Pero Norma nunca pudo acostumbrarse a esta vida  por lo que la única salida que veía era casarse. Por lo que en 1942, se casó con su novio, Jimmy Dougherty, un marino mercante. Cuando el esposo de Norma fue enviado fuera de la ciudad, ella consiguió un trabajo en una fábrica de municiones, donde un fotógrafo la descubrió y convirtió en una modelo. Su salto a la fama fue casi inmediato, comenzó a aparecer en varias portadas de revistas y, con sus célebres fotos en que posó desnuda, ya comenzaba a ganar cierto prestigio como modelo.

A pesar de estar ascendiendo en el ámbito del modelaje, Norma tenía otro sueño: convertirse en una gran actriz. Cuando el esposo de Norma, Jimmy, regresó le pidió el divorcio ya que a pesar de que él aseguraba amarla mucho no pudo aprobar que su esposa fuera fotografiada en fotos provocativas. Y si bien, Norma también decía amarlo mucho, no dejaría atrás sus sueños; por lo que accedió la petición de su esposo. Es este el punto en que Norma dejó atrás su vida corriente y en adelante a ser una persona conocida y eso nunca tendría vuelta atrás. Nunca más sería la inocente niña de los orfanatos.

Después de su divorcio, Norma vio su vida llena de posibilidades en el  modelaje pero para ella era sólo un paso más para convertirse en una actriz y en 1946 firmó su primer contrato. En un comienzo, si bien ella apareció en varias películas, sus personajes eran banales y sin importancia, hasta su apareción en “The Asphalt Jungle” y “All about Eve”, en donde sus personajes llamaron muchísimo la atención de la audiencia y fueron cruciales para su brillante comienzo como una glamorosa estrella de cine. Fue en este punto donde Norma Jeane, la atractiva chica americana que posaba desnuda en fotografías de calendario para pagar la renta, se transformó en una sexy y llamativa rubia estrella de cine y cambió su nombre por “Marilyn Monroe” (eligió «Marilyn» en honor a la actriz Marilyn Miller y «Monroe» por ser el apellido de soltera de su madre) 

Ella hizo 29 películas, la mayoría de ellas fueron grabadas en los primeros ocho años de su carrera. Pero sin discusión alguna, podemos decir que la famosa escena en “Seven Years Itch”, donde se vuela su falda, es la más reconocida a nivel mundial y la que le aseguró de por vida un espacio en la historia del cine como uno de los más grandes símbolos sexuales. Otras de sus películas son: “Don’t Bother to Knock”, “Clash by Night”, “Niagara”, “Bus Stop” and “Gentlemen Prefer Blondes”.

Ya en los sesenta la vida profesional y personal de Marilyn se encontraba en clara decadencia: el abuso constante de barbitúricos mezclados con grandes cantidades de alcohol parecía estar oscureciendo su talento y facultades para actuar y el hecho que la gente con la que trabajaba la había denominado como una persona muy inestable y conflictiva. 

Además de esto, corrían rumores acerca de un supuesto romance entre Marilyn y el presidente John F. Kennedy y también con su hermano y senador, Robert Kennedy. Se dice que Marilyn estaba profundamente enamorada del presidente Kennedy, pero él estaba casado, así que se vio obligado a terminar la relación. Esta situación significó para Marilyn un desprestigio para su carrera y reputación, lo que la llevó paulatinamente a una fuerte depresión que luego terminaría en su suicidio, el 5 de Agosto de 1962, en su casa de Los Angeles. Existen varias teorías acerca de su muerte: Marilyn había sido asesinada. Pero no se encontraron nunca pruebas consistentes que respaldaran esta teoría. Además las pruebas que demostraban que se suicidó se hicieron aún más fuertes cuando encontraron una caja vacía de barbitúricos, que habría mezclado con champagne, al lado de su cama. Éste sería el último coctel fatal que terminaría con la vida de Marilyn a sus sólo 36 años. 



 
El mundo entero estaba  conmovido por la noticia de la muerte de una de las más grandes del cine, símbolo de sensualidad y osadía para aquellos tiempos. Era una pérdida demasiado grande para la historia de los iconos pop. Nunca sabremos exactamente la causa que gatilló el triste suicidio de Marilyn pero podemos entender por medio de los duros acontecimientos de su vida desde pequeña, la enfermedad mental de su madre y depresión (que pudo haber sido heredada por Marilyn), la falta de un padre, la pobreza, los orfanatos, la inestabilidad, las relaciones fallidas, la presión de su carrera, de seguro influyeron en su fatal decisión. A lo que Marilyn se refirió, en algún momento así: “Ser una sex symbol es una carga muy difícil de llevar, especialmente cuando uno está cansado, herido y desconcertado”.

Marilyn, lejos de morir, se convirtió en una figura inmortal acerca de la cual se han realizado documentales, filmes, libros, se le han dedicado poemas, canciones, y una larga lista de tributos que día a día nos recuerdan que esta rubia jamás morirá. 


No hay comentarios: