24 ago. 2011

JIM MORRISON - el polémico líder de The Doors


“Vive rápido, muere joven” es un dicho que el mundo de los rockstars siempre he llevado sobre sí. Uno de los que encaja a la perfección es Jim Morrison, el cantante y líder de The Doors, una de las bandas más importantes en la historia del rock. Morrison, talentoso, carismático, con gran éxito entre las mujeres, drogadicto, alcohólico, carga con una leyenda que podrás conocer hoy, aquí en Biografías Pop.

James Douglas Morrison nació en Florida, Estados Unidos, el 8 de diciembre de 1943. Su padre era un militar estadounidense (almirante del primer navío nuclear) por lo cual su familia debió trasladarse por varias ciudades de Estados Unidos y vivir en diversas bases militares (a los catorce años de edad ya había tenido siete hogares). Según se cree, este tipo de vida sin apego a lugares o personas, caló profundamente en su forma de ser, además del carácter autoritario de la formación que recibió en casa.

Cuando tenía 4 años, viajando por Nuevo México con su familia, pasaron por delante de un camión accidentado, alrededor del cual, yacían varios indios muertos. Este hecho le marcaria profundamente, tal y como Oliver Stone retrató en su película "The Doors", film que contaba la historia de Morrison y su banda. El propio Jim Morrison llegaría a decir que el espíritu de un Chaman indio atravesó su cuerpo.

Luego de marcharse de su hogar a los diecinueve, estudió cine en Los Ángeles, donde realizó un cortometraje que tenía que presentar a fin de curso. La película resultó ser una mezcla de imágenes con textos recitados por Morrison en el que se le puede ver borracho en varios bares, andando por una cornisa mientras lee en alto y mira a la cámara, chicas en ropa sugerente, Hitler y desfiles de sus tropas; la voz en "off" hablaba de masturbación, de libertad, mentira, dios, muerte. Sus contemporáneos no entendían este tipo de cine y no recibió buenas críticas.

Por entonces Jim era un muchacho al que le fascinaba la literatura, sobre todo la poesía; era alto y siempre desharrapado, podía utilizar la misma camisa varios días, porque prefería comprarse libros a comprar ropa. Entonces decidió que lo suyo no era el cine, sino que la poesía. Su poesía estaba influenciada por los escritores "malditos": Friedrich Nietzche, Rimbaud, Jack Kerouac, Allen Ginsberg, etc. Para dedicarse a ella, se trasladó a Venice Beach en Los Ángeles, California, viviendo en la azotea de un edificio o en las casas de las chicas que conseguía conquistar.

El año 1965 fue cuando Morrison, como muchos otros jóvenes, comenzó a experimentar con todo tipo de sustancias, sobre todo con las llamadas “drogas psicodélicas”, para ver que sensaciones se podían obtener de cada una de ellas. Todo esto formaría su carácter místico y carismático.

En 1965 tuvo un encuentro casual con Ray Manzarek, ex compañero de clases en la universidad y también músico (que estaba al frente de la banda Rick and the Ravens). Con intención de difundir su poesía, Jim le mostró un par de trabajos que podían ser musicalizados. Manzarek pidió que le cantara alguno y Jim entonó los primeros versos de Moonlight Drive. Al escucharlo, Manzarek quedó sorprendido por su talento y le pidió que formaran una banda de rock, lo que Jim aceptó. Después de varios cambios en la alineación de la banda, terminaron conformando The Doors, Ray Manzarek en los teclados, Robby Krieger en la guitarra y John Densmore en la batería (estos dos últimos procedentes del grupo The Psychedelic Rangers), además de la voz de Jim. Morrison se mostraba tímido, pero con unas buenas cualidades vocales que estaba empezando a descubrir. Comienzan a tocar en varias fiestas, en las cuales Morrison cantaba de espaldas al público por timidez, aunque poco a poco fue soltándose y formando su popular puesta en escena.

Después de dar muchos conciertos por locales de Los Ángeles, consiguieron un contrato para tocar en un bar conocido como "Whisky a Go Go". Noche tras noche tocaban sus temas más populares, entre los que se encontraba la entonces desconocida The End. Una noche, después de haber consumido grandes cantidades de alcohol y drogas, Jim comenzó a improvisar sobre la música, pero aquel momento habría de terminar formando parte no sólo de la leyenda de The Doors sino de la cultura rockera en general. Morrison compuso en directo una breve y original versión de la tragedia Edipo rey:

-Father? (¿Padre?)

-Yes, son? (Sí, hijo.)

-I want to kill you... (Quiero matarte.)

-Mother? (¿Madre?)

-I want to... fuck you!!!. (Quiero... ¡follarte!)

Para el dueño del local, aquello fue demasiado y les echó. Paul A. Rothchild, productor y por aquel entonces dueño de la empresa discográfica Elektra Records, que se encontraba ahí esa noche, quedó alucinando con la puesta en escena de la banda y les propuso grabar un disco cuanto antes.

Fue así como sale a la luz el primer Lp del grupo, al que denominaron simplemente "The Doors". Este resulta ser un disco perfecto, simplemente salvaje, donde encontramos desde una poética perspectiva retazos rock, pop, blues, psicodelia envueltos en la poderosa voz de Morrison.

Los propios miembros del grupo comenzaron una campaña de llamadas a las emisoras de radio para que pusieran su “Break on through”, pero no hizo mucha falta, porque al poco tiempo de su lanzamiento ya se había colocado en el nº 1 de las listas yankis de singles. En Julio apareció “Light My Fire” como segundo single del grupo en una versión reducida (sin el extenso solo de Manzarek). Cuando salió a la calle se instaló en la séptima posición del ranking de sencillos y a las tres semanas llegó al número uno. Otros temas destacados son Soul kitchen, The end, The cristal ship y el cover Alabama song.

La fama había llegado y con ella llegaron los agentes, promotores, publicistas, managers, todos ellos dispuestos a engrasar esta nueva máquina de hacer dinero para exprimirla hasta donde llegara. Morrison enamoró a una periodista llamada Gloria Staver, editora de Rolling Stone. Fue ella quien hizo una de las sesiones de fotos más conocidas a Morrison (la sesión del león).

Su segundo álbum fue "Strange Days" (1968), otro extraordinario ejemplo de la calidad de la banda que contenía enormes canciones como "People are strange", "When The Music's Over" o "Love me two times".

Los Doors ya estaban en el ojo del huracán y habían comenzado una extensa gira por Estados Unidos. En uno de los conciertos (New Haven) Morrison fue detenido en el escenario. Se había colado con una chica en las duchas del backstage, un policía lo confundió con un fan y trató de echarle utilizando un spray sobre sus ojos, al salir al escenario Morrison contó todo esto al público, y le quito la gorra a un policía. Al día siguiente salió de la cárcel tras previo pago de la fianza.

Poco después el grupo fue invitado para actuar en uno de los programas de TV más seguidos del momento: The Ed Sullivan Show. Antes de salir a escena se les advirtió que deberían cambiar una frase de “Light My Fire”: “Girl you could’nt get much higher” (chica, no podrías estar más arriba) por su explícita referencia a las drogas, y les recomendaron que dijeran algo así como “chica, no podrías estar mejor”. Morrison aseguró que así lo haría. Al llegar a la controvertida frase, no sólo la pronunció en su formato original enfatizándola adrede, sino que añadió un sonoro “yeah” después; como regalo Morrison no hizo nada por disimular la ostensible erección que se adivinaba bajo sus pantalones de cuero. El grupo nunca volvió al programa a pesar de haber firmado un contrato por varias actuaciones.

En su tercer Lp "Waiting for the sun" (1968) vendría incluido su segundo número 1 USA, "Hello I Love You" y otros temas magníficos como "The Unknown Soldier", "Love Street" o "Five To One". Los conciertos de Los Doors por entonces eran una aventura, podían acabar con disturbios dentro o en la calle; Morrison era un provocador nato que cuando subía a escena deseaba causar emociones, no dejar a nadie indiferente: bailaba, actuaba, interpretaba, recitaba, hablaba con las primera filas del público… Fue él el primero en lanzarse al público desde el escenario. Era consciente de que el show se centraba en él y le gustaba ese juego, no dejaba escapar la más mínima oportunidad para mostrarse insolente, dramático, violento. Jim Morrison era el frontman más perturbador que el rock hubiera conocido hasta entonces.

Por entonces, Morrison era ya un alcohólico con todas sus letras. Aún así nunca dejó de escribir ni e componer. Se dice que el alcohol y las drogas le eran absolutamente imprescindibles para poder subir a los escenarios. En su vida amorosa, además de mantener una relación “estable” con su novia Pamela, Morrison tenía relaciones con todo tipo de mujeres en L.A. Por entonces tuvo algunos desmayos en público y tuvo que ser internado por sus excesos de alcohol y drogas.

En Miami, The Doors tendría uno de sus conciertos más memorables. El grupo empezó a tocar varias canciones que tuvo que dejar a la mitad porque Morrison no podía o no quería cantar. En su lugar comenzó a hablar con la audiencia, incitándoles a que se desnudaran y a que subieran al escenario. Luego comenzó a insultarles (“sois un puñado de jodidos esclavos”) y se rumorea que les enseñó los genitales, por lo que sería detenido por la policía de Miami. En esa misma actuación simuló que hacía una felación a Robby Krieger mientras estaba tocando. Recibiría la citación a tribunales para el juicio el 5 de marzo de ese año. Tuvieron que suspender muchas fechas y gastarse casi un millón de dólares en abogados. Pasó mucho tiempo y mucho desgaste antes de que Morrison fuera absuelto.

En 1969 lanzaron su cuarto álbum, "The Soft Parade" (1969), uno de los discos más maltratados de su carrera que incluye canciones como "Touch Me" o "The Soft Parade". Al año siguiente aparece el quinto LP "Morrison Hotel" (1970), un disco con grandes temas como "Roadhouse Blues", "Waiting for the sun", "You make me real" o "Queen of the Highway", temas que volvían a la raíz más rocanrolera y blusera, alejándose de la majestuosidad de su anterior álbum.

En lo musical Los Doors recupertaban su sonido y hacían grandes actuaciones en vivo, pero Morrison estaba cada vez más sumido en el alcohol y en los desórdenes de personalidad, además de presentar un aspecto avejentado por el exceso de peso y la barba. También la paciencia de Manzarek, Krieger y Densmore iba mermando, y acusaban a Morrison de estar arruinando su carrera, claro que su carrera no habría sido posible sin él. En medio de ese ambiente enrarecido aparece “L.A. woman”, un excelente disco que incluía entre otras a la canción que daba nombre al álbum y “Riders on the storm”.

Cuando terminaron L.A. Woman, Pam y Jim ya tenían firma la idea de ir a París. Durante la grabación hubo varios días en los que los miembros de los Doors no se hablaban entre ellos, pero cuando escucharon el resultado no tuvieron más que felicitarse y despedirse amistosamente. Morrison les regaló unos libros de poemas y a los pocos días celebraron una fiesta en casa de Ray. Pamela fue a París un mes antes que él. Se reunió con Pamela a principios de Marzo. Morrison se afeitó la barba, perdió algo de peso y cambió su vestuario de cuero por jerseys, aunque seguía bebiendo mucho (cuenta la leyenda que había llegado a las tres botellas de whisky al día).

El 3 de julio de 1971 Jim Morrison fue encontrado muerto en la bañera de su piso del Barrio del Marais en París. No hubo autopsia, pero se declaró que murió por un paro cardíaco, según su acta de defunción. Existen personas que ponen en duda la versión oficial, ya que las circunstancias fueron algo extrañas. Pamela contó a la policía que se acostaron a las dos y media después de haber estado viendo la tele y haber escuchado un par de discos. Por la mañana le despertó la respiración de Morrison que le dijo que se encontraba mal y que iba a tomar un baño; pero antes intentó desayunar, aunque su estómago rechazó los alimentos. Al rato Pamela encontró a Jim en la bañera sonriendo, con los ojos cerrados y la cabeza ladeada.

Muchos ponen en duda el hecho mismo de su muerte, ya que sus tarjetas de crédito y pasaportes aún siguen vigentes. Los únicos que vieron su cuerpo fueron su novia y un médico que ya no ejercía y muchas personas asegurar haberle visto en bares parisinos o de Los Angeles.

Pam murió en 1974 producto de una sobredosis de heroína y ejerciendo la prostitución. Durante muchos de sus últimos trances se sentaba al lado del teléfono asegurando que Morrison estaba vivo y que lo iba a llamar.


No hay comentarios: